El Pleno aprueba el acuerdo político, económico y social que destina más de 2,5 millones de euros a familias, pymes y establecimientos

Además, en la sesión ordinaria se han abordado asuntos de urbanismo, ordenanzas y una adenda de un convenio. También el catálogo de caminos públicos

Con un minuto de silencio por las víctimas de la COVID-19, dentro del luto oficial de diez días, ha comenzado el pleno ordinario de este mes que no se ha celebrado en el salón de plenos como es habitual, sino que ha sido en el teatro Las Vegas para garantizar así la distancia entre los concejales, ya que se ha reanudado la presencia física de los concejales.

Un pleno marcado de nuevo por el histórico acuerdo político, económico y social firmado este miércoles 27 por el alcalde y los cuatro portavoces de las formaciones representadas en la Corporación Municipal y que a través de 16 medidas busca paliar en la medida de lo posible los efectos de la COVID-19, tanto en las familias como en las empresas y distintos establecimientos de la ciudad. Para ello, se ha fijado un presupuesto de algo más de 2,5 millones de euros de los que el Ayuntamiento aporta más de 1,5 millones de euros, y el resto la Diputación de Badajoz.

 

De hecho, en el pleno no solo se ha aprobado una modificación del presupuesto municipal de 74.500 euros, destinados a hacer frente al impacto económico y social de la enfermedad; sino que también se ha aprobado el acuerdo rubricado por los cuatro grupos municipales. En una ocasión más, todos los portavoces han vuelto ha valorar el acuerdo firmado.

La portavoz municipal María Lozano destaca que la clase política ha estado a la altura ante una crisis que primero ha sido sanitaria, pero que ahora está teniendo una importante consecuencia social y económica. Las crisis no son iguales, indica, “tampoco las prioridades a la hora de afrontarlo. De la crisis de 2009 hemos aprendido, ya que en aquel momento se cuadraron cuentas ante Europa, pero se descuadraron las vidas de muchas personas. Todos hemos aprendido y sabemos más y cómo afrontarlo, Y lo hacemos juntos para ayudar a las personas y empresas”.

Por su parte, Antonia Mera portavoz de Unidas IU-Podemos, también reitera la importancia del acuerdo alcanzado, ya que el compromiso de cada partido, desde su óptica, es “trabajar para mejorar la vida de las personas y estamos en una situación excepcional, por lo que hay que ofrecer a los ciudadanos lo mejor y trabajar conjuntamente para salir adelante”.

Cristina Menea, portavoz de Ciudadanos, con este acuerdo se dignifica la Institución municipal al tiempo que representa y materializa “el trabajo, la unión y la cooperación necesarias para estar al lado de los ciudadanos. Es un instrumento que será un revulsivo para la economía local y que confío en que los ciudadanos sepan usarlo y beneficiarse de ello”.

Esa unión, consenso y diálogo también los pone en valor el portavoz del PP Manuel Lozano, quien subraya que “a pesar de las diferencias que existen entre los grupos, todos hemos puesto de nuestra parte y hemos conseguido este acuerdo con el objetivo de ayudar a resolver los problemas de los ciudadanos. Todos tenemos un mismo objetivo y confío en que será un acuerdo de éxito”.

También el alcalde Miguel Ángel Gallardo se ha mostrado satisfecho, calificando este acuerdo como el más importante alcanzado en la historia democrática de la ciudad. Ha sido, subraya, “un placer trabajar este tiempo con un objetivo común, y hemos sido capaces de hacer renuncias y dar ejemplo, demostrando el tipo de política que se debe hacer en situaciones como la que vivimos”.

Incluido en este acuerdo económico, político y social están dos puntos abordados en el orden del día y son referentes a las ordenanzas reguladoras tanto de la tasa de recogida de residuos para establecimientos comerciales y de otro tipo; así como la tasa de veladores. Ambas tasas, se iban a modificar este año tal como se aprobó fechas atrás en otra sesión plenaria anterior. Finalmente, se ha decidido que las nuevas tasas no entren en vigor hasta el año próximo y en el caso de los veladores hay una exención de un trimestre en el pago. Por ambos conceptos, el Ayuntamiento dejará de ingresar alrededor de 150.000 euros, pero los cuatro grupos han mostrado su unanimidad ante esta decisión ya que de esta forma se contribuye a revitalizar estos sectores, muy castigados por la crisis que vivimos derivada de la pandemia.

Por unanimidad también se ha aprobado el catálogo de caminos públicos del municipio. Aspecto este muy importante, explica María Lozano, ya que los caminos son de gran utilidad y también se resuelve con ello algunos problemas derivados de conflictos en dominio público y propiedad privada. A ello se suma el que se conservan los caminos, tan importantes para un sector tan vital como el agrícola en nuestra ciudad. Este catálogo, añade, se podrá consultar tanto en el IDEX (Infraestructura de Datos Espaciales de Extremadura) y también en el portal de datos abiertos del Ayuntamiento.

Al margen de estas importantes medidas, en el pleno se han abordado otras cuestiones.  Entre ellas, la suscripción de una adenda al convenio que hay entre el Ayuntamiento y Diputación a través del organismo del OAR. En concreto, es para que gestione las sanciones que se impongan a través del equipo medidor cinemómetro. Es en concreto el radar que se ha instalado en la avenida Puerta de la Serena con el que se pretende, expresa Lozano, “garantizar la seguridad vial en dicho tramo, ya que es responsabilidad de la administración el hacer efectiva y eficaz dicha seguridad vial, buscando mayor protección y reducir la siniestralidad”. Un punto que ha contado con el respaldo unánime de todos los grupos.

La aprobación de sendos puntos relacionados con el urbanismo, en concreto con estudios de detalles, también se han abordado. Uno de ellos ha relativo para adaptarse al actual PGM, ha contado con el apoyo de todos los grupos a excepción de Unidas IU-Podemos que se ha abstenido. Por el contrario, el otro estudio relacionado con un particular sobre cuatro parcelas de su propiedad, solo ha contado con el apoyo del grupo de gobierno y en contra los demás.

Los votos favorables del Gobierno y en contra de los demás han permitido aprobar de forma definitiva la ordenanza del servicio de agua y alcantarillado. En concreto, se trata de una actualización en el canon de renovación, explica María Lozano, para la renovación y creación de nuevas infraestructuras en la ciudad. La red de abastecimiento en muchos tramos es antigua, “esta situación genera puntos conflictivos con averías periódicas y en otros casos, poca presión”. El resto de grupos no consideran necesaria esta actualización, como ya defendieron en enero pasado.