Un total de 26 calles se señalizarán con placas adaptadas para las personas con discapacidad visual

Placas que se ubicarán a una altura accesible y contarán con el nombre de la calle grabado en braille

Un total de 26 calles de la zona centro, serán próximamente señalizadas con placas adaptadas para que personas con discapacidad visual, puedan orientarse e identificar el nombre de la calle por la que pasean.

Rosa Chamizo, concejal de Urbanismo y Planificación del Territorio explica que se tratan de un total de 76 placas de 24×15 centímetros que se ubicarán a una altura accesible para los viandantes y que estarán compuestas por el nombre de la calle y al lado, el nombre grabado en braille. Se señalizará la Plaza de España, Parque de la Constitución, Plaza de las Pasaderas, Avenida de San Francisco, calle Alonso Muñoz, calle Antonio Maura, calle Carrera, calle Espronceda, calle Gabriel y Galán, calle Gómez Marín, calle La Haba, calle Lares, calle López de Ayala, calle Magacela, calle Marcelo Macías, calle Marqués de Torre Cabrera, calle Morales, calle Nuestra Señora de Guadalupe, calle Rafael Lozano Alonso, calle Ramón y Cajal, calle Salsipuedes, calle San Benito, calle Santa Eulalia, calle Santo Cristo, calle Vadillo y calle Zurbarán.

Todas ellas además, cuentan con código QR que permitirá al ciudadano, acceder a la página web del Ayuntamiento y conocer así, información actualizada de la ciudad. Se da así un paso más en la accesibilidad, algo señala Chamizo, que facilitará la vida de las personas con discapacidad visual.

Chamizo destaca que desde Villanueva de la Serena se trabaja por la accesibilidad cognitiva. Entre otras acciones, se han instalado semáforos inteligentes que están dotados de una tecnología que, a través de una aplicación del teléfono móvil, activan el sonido y de esta forma la persona con discapacidad visual puede cruzar con total seguridad. Este sistema, creado por el grupo empresarial de la Once Iluniun, se llama Passblue y permite que se accionen los semáforos desde el teléfono móvil, sin que el viandante tenga que pulsar ningún botón o mecanismo. El sistema se pone en marcha cuando detecta, a través de bluetooth, el teléfono móvil de un peatón con discapacidad visual. La información acústica que este sistema ofrece es de tres tipos, diferentes entre sí por la frecuencia y duración de los sonidos. De esta forma, emite un tono de orientación para que el usuario se sitúe en la zona de cruce; el de paso, para comenzar a cruzar; y, finalmente, el de fin de paso, que permite al usuario conocer cuándo va a finalizar la luz verde peatonal.