Antonio Tocornal y Susana García Nájara, ganadores de la LXI edición del Premio Felipe Trigo de Novela y Narración Corta

Con sus obras «Malasanta», en la modalidad de novela, y «Efecto Foehn» respectivamente

Antonio Tocornal y Susana García Nájara son los ganadores de la XLI edición del Premio Literario Felipe Trigo de Novela y Narración Corta, que se falló el pasado viernes 27 y que retomó su formato habitual en el desarrollo de la gala, que contó con la presentación a cargo de Anabel Alonso y la música de Annie B. Sweet.

Tocornal es el ganador de la modalidad de novela con la obra “Malasanta”, una novela que la presidenta del jurado Carmen Posadas calificó como una obra extraordinaria, fuera de lo común, y no estoy exagerando. Es una novela no solo de lo mejor que he leído en premios, sino en de literatura en general. Está maravillosamente bien escrita”, subrayó. Una novela, añade, que “va en contracorriente de la literatura actual, de la comercial”.

Además, Posadas puso en valor la importancia que el Premio Felipe Trigo, “soy jurado de muchos premios literarios y nunca he visto una calidad como la que he visto en las obras finalistas de este Premio. He tenido que leer todas, porque todas son buenísimas”. Se trata, explica la presidenta, “de una novela dura, nada amable, sin tapujos y que son temas muy difíciles de digerir”.

Torcornal conocía la noticia estando de viaje. De hecho, en los primeros instantes no sabía qué estaban sucediendo, al tiempo que mostró su sorpresa por ser el ganador de la modalidad de novela.

Una novela que tardó dos años en escribir, y es fruto de dos relatos que ya tenía relatos escritos “y vi la posibilidad de poderlos coser, hacer uno solo y de ahí surgió Malasanta”.

Ganar el Premio, subrayó, “me va a permitir dedicarme a leer y escribir durante un año entero, además de estar muy contento por ganar un premio no sujeto a intereses y muy limpio”.

Tocornal explicó que escribe desde hace 10 años, y hace cuatro decidió dejar su trabajo para dedicarse por completo a la literatura.

En cuanto a su obra, relata que “son temas que siempre me han inquietado, entre ellos la prostitución como esclavitud, la sexualidad en las personas con discapacidad, la soledad de los ancianos, la vulnerabilidad de los indigentes… temas que no se hablan, pero que están ahí. Una obra escrita sin tapujos, que toca temas complicados de digerir”.

Destacar que Antonio Tocornal, que reside en Mallorca, aunque es gaditano, es licenciado en Bellas Artes y ha ganado barios premios de novela, poesía y relatos. Un currículum, señala Carmen Posadas, “espectacular”.

En Malasanta, su protagonista nació “ya obligada a no poder elegir su vida ni su futuro. Hija de una prostituta portuguesa, fueron abandonas las dos por su padre: Un lanzador de cuchillos que hirió a su madre, dejándola tuerta y condenada a un futuro de prostitución para poder sacar adelante a su hija”.

Igualmente, sorprendida estaba la ganadora de la modalidad de narración corta, Susana García Nájera, con “Efecto Foehn”. Una obra que se desarrolla en Inglaterra, donde la autora vivió algunos años. Se trata de la historia de Lola “que desaparece tras marcharse a continuar sus estudios en Londres, mientras su madre emprende una búsqueda desesperada”. Una obra de la que Posadas destaca que “está muy bien entrelazada, con un ritmo extraordinario y con un final inesperado”.

García Nájera, es desde 2007 alumna de la Escuela de Escritores de Madrid, especializada en relatos, supo que era ganadora de esta modalidad cuando recibió la llamada en directo, “estaba en casa, no me espera nada”. En cuanto a la obra, explicó que “fue un experimento que quise hacer, y ha salido bien”. Tras conocer la noticia, expresó que “estoy muy contenta, muy agradecida. Estoy sorprendida”.

En la gala literaria, también recogió su premio Ana Muela, la ganadora del Premio el pasado año, en novela, la narración quedó desierta. Mostró su emoción y alegría por ser la ganadora de 2020 con su obra “La lluvia inglesa”, que presentó en público el día anterior. Una obra en la que se combina la intriga con el retrato psicológico y una trama absorbente marcada por vuelcos insospechados. Una obra con muy poco diálogo, pero sí muchas reflexiones de la vida en la que queda patente, en la que “no hay blanco ni negro, sino una una gama de grises”, explicó.

Muela dijo sentirse “muy satisfecha por ganar este Premio tan limpio y tan prestigioso, y con una edición de la obra muy cuidada. Y además me ha ofrecido la posibilidad de ser jurado, verlo desde dentro… Estar en un jurado y trabajar con estas obras, que tienen una gran calidad, ha sido un placer”.

La conductora de la gala, Anabel Alonso, hizo varios guiños a la ciudad, a la tortilla de patatas, “no sabía yo que aquí se había inventado, me voy a encargar de divulgar que aquí nació”. Mostró su agradecimiento por estar en una ciudad “que ama el arte, la cultura, la música y la literatura. Es un placer estar aquí con vosotros”.

Referencias a la riqueza que nuestra región tiene hizo varias, una tierra, expresa, “generosa, acogedora, con una riqueza impresionante”. Al tiempo que habló del proyecto de unión entre Villanueva y Don Benito, “vengo, además, a una tierra en la que se quieren unir, luchar contra la despoblación, remar todos hacia el mismo lado para conseguir mejores logros y metas. Es una tierra que se une y trabaja frente la adversidad, elijáis lo que elijáis, seguro que se trabajará por el futuro de la ciudad”.

El alcalde Miguel Ángel Gallardo quiso agradecer estas palabras de Alonso, al tiempo que expresó que esta gala de la 41 edición es “una de las de más emoción y sentimiento. El año pasado fue muy duro, estábamos aquí escasamente 20 personas. A pesar de ello, nuestro Premio se celebró, con prudencia, pero había que hacerlo. Ahora, estar aquí, es una gran emoción. Han pasado 41 años, ha pasado mucho tiempo y poco a poco el Premio ha ido creciendo, nació con la democracia, cuando los ayuntamientos abrían sus calles y sus pueblos a la libertad”.

Gallardo subrayó que “estas son las señas del Premio: la libertad y la independencia que tiene, y, por supuesto, la comisión lectora que dedica su tiempo a la cultura, la pasión por la literatura”.

El alcalde también recordó que esta edición es la última que se celebra antes de la consulta ciudadana del próximo 20 de febrero. Una consulta “muy importante, y en la que queremos el aval de los ciudadanos, para que sea realmente un proyecto de la sociedad de ambas ciudades. Con la unión estamos trasladando a la sociedad el valor de la política: la que transforma la realidad y la que es capaz de hacer feliz a las personas; y más si te pones de acuerdo para hacerlo”.

El alcalde subrayó que “lo que queremos es no hacer historia, sino escribir la historia más bonita para mis hijos, solo se puede hacer desde la responsabilidad y con la seguridad de que vamos a ofrecer un futuro mejor. Para las nuevas generaciones será un futuro de vida, aquí, es lo que queremos; que nuestra ciudad sea un lugar de oportunidades y contribuir a hacer Extremadura”.

Gallardo destaca que “nuestro Premio también es importante porque ofrece oportunidades, y ha sido capaz de ir evolucionando con el paso de los años. Solo ha sido posible que sea realidad hoy. Una realidad en la que tiene mucho que ver que en nuestro Premio siempre tiene garantizado que gana el mejor”.

En la gala literaria estuvo el vicepresidente segundo, José María Vergeles, quien hizo referencia a la obra de Trigo, “que seguramente escribía porque para los médicos, como era Trigo, lo hacen para liberar tensiones”.

Vergeles abogó, además, porque “la cultura en general y la literatura en particular han de inculcar la inteligencia emocional. No se puede ser un buen médico, porque hayas tenido una nota altísima en selectividad, si no hay inteligencia emocional y empatía con las personas. Por esta razón, Felipe Trigo está de rabiosa actualidad”.

En cuanto a la unión Villanueva-Don -Benito, subrayó, “Felipe Trigo también tenía razón, salvando las distintas, en su visión de unirse para crecer, porque abogaba por la unión de España y Portugal. Creo que, si viviera ahora, animaría a los dos alcaldes a que sigan adelante y continúen trabajando para conseguir la unión”.

Vergeles bromeó diciendo que solo pido a los alcaldes y al resto de la ciudadanía que no le pongan un nombre muy largo, porque eso incidirá en el nombre del futuro hospital”.