Solucionar los problemas de accesibilidad, objetivo principal del proyecto de instalación de ascensores en 50 bloques de Cruz del Río

El alcalde se reúne con los vecinos para dar a conocer el estudio realizado por Apamex y la Otaex

Solucionar los problemas de accesibilidad existentes, además de revalorizar las viviendas, son los objetivos del informe realizado a petición del Ayuntamiento de Villanueva por Apamex y la Oficina Técnica de Accesibilidad de Extremadura (Otaex). Una actuación con la que se pretende facilitar el que los vecinos de las algo más de 300 viviendas repartidas en 50 bloques de Cruz del Río; puedan tener garantizado el acceso desde la calle a sus viviendas. De esta forma, se solventa el problema que para muchas personas supone el tener escaleras, ya sea por la edad o por algún tipo de impedimento, limitación o discapacidad.

Para conocer algo más sobre las propuestas que se han elaborado para dar solución al importante proyecto de accesibilidad existente, el alcalde Miguel Ángel Gallardo, se reunió en la noche de este lunes 18 con los propietarios de las viviendas. Se trata de llevar a cabo una actuación similar a la que en su día se ejecutó en el año 2000, con diversas mejoras en los bloques, centradas en tejados, bajantes y pintura de fachadas. En los próximos meses, además recuerda el alcalde, se va a llevar a cabo la obra de transformación del entorno urbano de Cruz del Río que quedaría incompleta, añade, si no se actúa para solventar la accesibilidad.

El alcalde subraya la sensibilidad que el Ayuntamiento tiene respecto a la accesibilidad universal, y la disposición que tiene la institución municipal para agilizar los trámites, en cuanto a licencias, además de comprometerse a asumir la obra necesaria para recrecer parte del acerado. En concreto en la zona en la que iría instalado el ascensor exterior en cada bloque de viviendas.

La actuación que se propone en los citados bloques, hay tres tipologías, es muy similar en cuanto a la fisonomía de los bloques, aunque con anchuras diferentes lo que implica una pequeña modificación en algunas ventanas de los edificios con menos anchura de fachada, explica Ana Navas, técnico de accesibilidad de la Otaex. En los tres informes que se han confeccionado, señala, se propone que en todos los casos la instalación del ascensor se haga por la fachada, invadiendo parte del espacio exterior de dominio público. Además, se modifica parte del núcleo de escalera, para que la llegada de los vecinos a sus viviendas se realice a través de las zonas comunes de los inmuebles.

En el estudio, subraya, se han valorado distintas opciones y se ha descartado la instalación en zonas comunes, como son los huecos de escalera y las mesetas de planta, por la escasa dimensión existente. Tampoco se hace aconsejable la invasión de elementos privativos, como zonas del interior de las viviendas, por las escasas dimensiones de las superficies habitables. Por esta razón, la opción elegida es un ascensor exterior, modificando solo un tramo de escalera en cada planta, que permitirá construir la pasarela de acceso del ascensor al rellano de la vivienda. La escalera nueva que se cree, explica, se comporta como un núcleo independiente y no afecta en absoluto a la estructura del edificio. El acceso al bloque, que se mantiene desde la calle, tendrá dos entradas: la que da acceso al mismo a través del hueco de escalera, y la otra, al ascensor.

Navas expresa que, aunque es un proceso voluntario, lo ideal es que la solución que se dé sea similar para que la estética del barrio cambie por igual.

Gallardo recuerda que esta actuación es voluntaria y, lógicamente, depende de cada bloque de viviendas el que se dé el paso de instalar los ascensores exteriores; pero recuerda que es una ocasión única, ya que ahora hay una importante línea de ayudas por parte de la Junta. Se trata de dar solución, destaca, “al problema que muchas personas tienen, en estas viviendas viven muchas personas mayores, y cuando nos hacemos mayores o por alguna discapacidad; nuestra propia casa se puede convertir en una cárcel de la que no se puede salir”. El no contar con ascensor, añade, devalúa la vivienda, pero sobre todo esta situación está en contra de los propios vecinos de los bloques.