La mesa de coordinación policial de las fiestas patronales, se reúne para coordinar el trabajo de seguridad vial y ciudadana

Las fiestas comienzan el próximo día 22, con una inauguración sencilla, y concluirán el día 26 con los fuegos artificiales

El próximo jueves 22, comenzarán las fiestas patronales de Santiago y Santa Ana, que se prolongarán hasta el día 26. Unas fiestas que el año pasado tuvieron que suspenderse debido a la pandemia, y que este año se retoman, pero de forma diferente; ya que no habrá Feria de Día, conciertos, ni tampoco las casetas de música. Actividades estas que suponen la concentración de muchas personas, suponiendo un riesgo en la actual situación sanitaria que atravesamos, de ahí la decisión de no organizarlas. Sí habrá inauguración de la feria, será un acto sencillo para evitar aglomeraciones; al tiempo que el día 26 concluirá con los tradicionales fuegos artificiales.

Con el fin de planificar los dispositivos policiales conjuntos, para garantizar la seguridad del tráfico y de las personas, se ha celebrado la mesa de coordinación de las fiestas patronales. Una mesa en la que participan los responsables de Policía Local, Policía Nacional, Guardia Civil, además de bomberos y Protección Civil. En el transcurso de la misma, se ha analizado la situación actual debido a la pandemia, al tiempo que se han marcado las líneas de trabajo que todos los efectivos de los distintos cuerpos van llevar a cabo en los días de feria.

Unas fiestas que se desarrollarán cumpliendo la normativa que estipulen las autoridades sanitarias y con el objetivo primordial de preservar la salud de las personas, ante todo. Todas las actividades se van a concentrar en el recinto ferial, en el que habrá las atracciones, tómbolas, casetas de juegos, y de restauración. Un lugar que permite controlar de forma más fácil el aforo.

El concejal de Festejos, Manuel Fernández señala que el recinto ferial es un lugar idóneo para cumplir con todas las medidas sanitarias debido a su amplitud, a que es una zona vallada por lo que permitirá tener un control de aforo, así como de todas las medidas que las autoridades sanitarias exijan; ya que la prioridad del equipo de Gobierno, subraya, siempre será preservar la seguridad y la salud ciudadana. Unas fiestas, añade, “que se desarrollarán en un año difícil, y que cabe la posibilidad de que puedan cambiarse debido a la adaptación de las nuevas normativas que puedan incluir las autoridades sanitarias hasta el momento de su desarrollo”.