El gobierno central construirá una nueva estación depuradora de aguas residuales (EDAR), con una inversión de más de 72,2 millones de euros

Para Villanueva y Don Benito, contempla además la construcción de cinco tanques de tormenta, emisores y una balsa

Como una noticia importantísima y muy esperada, ha calificado el alcalde Miguel Ángel Gallardo la inversión que el Gobierno de España va a realizar con la construcción de una nueva estación depuradora de aguas residuales (EDAR), que supone una inversión que supera los 72,4 millones de euros.

Todo ello después de que el Consejo de Ministros autorizara este martes 27, la contratación del proyecto y ejecución de las obras correspondientes al anteproyecto de saneamiento y depuración en Don Benito-Villanueva. En concreto, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico construirá una nueva estación depuradora de aguas residuales diseñada para el tratamiento de los vertidos de una población de 120.000 habitantes. Una importantísima actuación que también contempla la construcción de cinco tanques de tormenta y una balsa.

El alcalde villanovense expresa que estas estaciones depuradoras son infraesructuras municipales, pero la inversion que esta nueva EDAR requiere “no se puede asumir ni por el Ayuntamiento de Villanueva ni por el de Don Benito, ni siquiera podríamos afrontarlo de forma conjunta”. Por esta razón, ha querido agradecer al Gobierno el que haya considerado como de interés general este proyecto, cuyas obras podrán dar comienzo a lo largo del año 2022. Tiene un plazo de ejecución de 36 meses.

Con esta decisión, subraya Gallardo, el Gobierno de España demuestra el compromiso con las dos ciudades  “y la confianza en su crecimiento, proyectando una buena dimension de la EDAR. Dos ciudades que funcionan en su conjunto como una sola ciudad. De hecho, cuando se construyó la actual a principios de los 90, ya fue un ejemplo de infraestructura compartida para que fuera sostenible, iniciando así un camino juntos en lo que se refiere a corresponsabilidad en infraestructuras”.

 

Esta nueva inversión vendrá a sustituir a la actual estación depuradora de aguas residuales (EDAR), que se construyó en los años 90. Una estación, añade Gallardo, “que cuya infraestructura tecnológica lleva años agotada, por lo que era necesaria una nueva actuación”. Además, el proyecto no solo contempla la instalación de la propia planta de la EDAR “sino que lo que más valor le da, es la construcción de los cinco tanques de tormenta, la balsa y los diferentes emisores, de mayor capacidad que los actuales”.

Estos nuevos tanques de tormenta, añade, serán muy útiles para minimizar daños ocasionados “por tormentas como la que vivimos el pasado lunes en la ciudad. No evitará un fenómeno meteorológico excepcional, pero sí reducirá sus consecuencias”.

La nueva estación está dimensionada para dar respuesta al tratamiento de este tipo de aguas, residuales y pluviales, de una población de 120.000 habitantes, “con un alcance generoso para los próximos años, con una capacidad de tratamiento de 27.000 metros cúbicos por día”, explica el alcalde. Una infraestructura que contará con todos los sistemas de automatización y control para el cumplimiento de las futuras exigencias de calidad en vertido al arroyo natural. Contempla, además, la construcción de nuevos emisarios y colectores, con mayor capacidad que los actuales, así como la construcción de unas estructuras de regulación formadas por aliviaderos y tanques de tormentas, que evitarán inundaciones en zonas urbanas.

En definitiva, se trata, en palabras del alcalde, “de un verdadero estudio de regulación de las cuencas en ambos municipios, y que con esta nueva infraestructura contribuirán a la sostenibilidad, mejora de nuestros ríos, y que el agua residual se depure en condiciones óptimas”.

Un proyecto que, añade, “servirá además de base para otras obras futuras que los dos ayuntamientos tengamos que afrontar”.

Por su parte, José Luis Quintana, alcalde de Don Benito, también ha mostrado su satisfacción porque ese proyecto vaya a materializarse, ya que el Ministerio ha considerado el proyecto de interés general, “tratando de forma única a las dos ciudades, la zona intermedia y los terrenos del futuro hospital”.

Aunque la mayor parte de esta importante inversión no se verá, explica, “se trata de una infraestructura importantísima, que nos va a permitir devolver el agua al río en las mejores condiciones, para ser reutilizada; al tiempo que cuando haya situaciones climatológicas adversas, los daños y su efecto se minimicen”.

Quintana señala que es una obra muy compleja por la gran superficie que ocupa. Una vez se construya, añade, la gestión seguirá siendo municipal. En cuanto a la ubicación, estará situada al este de la actual de Don Benito-Villanueva de la Serena, al oeste de la carretera  EX-106 y a orillas del río Guadiana, ubicada en el término municipal de Don Benito.