Comienza la vacunación de los mayores de 80 años, con la inyección de un total de 350 viales

La emoción, la alegría y las ganas de ponerse la vacuna, notas predominantes en este primer día en el que reciben su primera dosis

Con alegría, sin dudarlo ni un momento, y algunos con lágrimas en los ojos y emocionados, así estaba la mayoría de las 350 personas que se han vacunado en la tarde de este miércoles 24 en el pabellón Juan Hidalgo. La mayoría de ellas, son mayores de 80 años pertenecientes a los centros de salud Villanueva Norte y Villanueva Sur, así como un grupo de grandes dependientes y algunos sanitarios; que en este último caso han recibido su segunda dosis.

Y es que, algunos de los mayores vacunados han salido por primera vez de sus casas en un año, y lo han hecho por una razón más que justificada: recibir su primera dosis de la vacuna contra la COVID-19, y la segunda dosis la recibirán el próximo mes de marzo, el día 17.

Los mayores, la mayoría de ellos en coche, no han tenido que bajarse de él para recibir la primera dosis de la vacuna. Para ello, los sanitarios tienen los viales preparados, de seis en seis. Tras comprobar el nombre de la persona, el sanitario inyecta la dosis al paciente, que después permanece durante 15 minutos en las inmediaciones del pabellón Juan Hidalgo para comprobar, llegado el caso, alguna posible reacción. Una vez pasado ese tiempo, ya puede marcharse.

Una gran satisfacción y alegría, como ha expresado el gerente del área sanitaria Francisco Javier Valadés, quien destaca la importancia que la vacuna tiene en cuanto al índice de incidencia de casos. Tras concluir la vacunación en el personal sanitario de primera línea, además de los mayores de centros residenciales y grandes dependientes; se aborda ahora la vacunación de un colectivo vulnerable, como es el de mayores de 80 años. Hay que recordar que en nuestra región son más de 80.000 los mayores que tienen o superan esa edad.

De hecho, en la jornada de este miércoles en las grandes poblaciones del área sanitaria, en Villanueva y Don Benito, se ha vacunado a más de 800 personas, continuando las vacunaciones el próximo miércoles, añade.

A pesar de que la vacuna abre una puerta de esperanza y también hace que las cifras hayan mejorado en los últimos días, llegando a cifras similares a las de finales de mayo, como explica Valadés, no podemos olvidarnos de que el virus está ahí, muta, y hay que estar alerta y en ningún momento bajar la guardia. Por esta razón, añade, es imprescindible continuar con la distancia social, el lavado de manos y el uso de las mascarillas.

Los efectos de la vacunación también se están notando en la presión asistencial del hospital Don Benito-Villanueva, en el que aún hay 17 personas ingresadas y cinco en la UCI, “por lo que es necesario que, entre todos, pongamos de nuestra parte para controlar la situación y evitar, en la medida de lo posible, la propagación del virus”, subraya.

En similares términos se pronunció el alcalde Miguel Ángel Gallardo cuando anunció el inicio de la vacunación este miércoles. Se vacuna, explicó, a un colectivo que en cuanto a salud pública se refiere, es prioritario. De ahí de la necesidad de protegerle en la primera fase de vacunación. Una vacunación “que representa el pistoletazo de salida para ir después a otros grupos de edad. Es una buena noticia”, subraya. A pesar de haber comenzado la vacunación y hasta que llegue esa inmunidad de rebaño, añade Gallardo, “tengo que seguir insistiendo en que hay que poner en valor el principio de prudencia, que pasa por un lavado e higiene permanente de manos, por distancia de seguridad y por el uso de las mascarillas”.