Mejorar la seguridad peatonal, promover la movilidad vial sostenible y la prestación de servicios, objetivos de las zonas restringidas al tráfico

El acceso se permite para determinados casos, no el estacionamiento, y se puede solicitar la autorización en la Oficina de Atención Ciudadana

En pocas semanas se cumplirán cuatro años de la entrada en vigor de la ordenanza que regula el acceso de vehículos a zonas de tráfico restringido en el centro de la ciudad. Es una medida más de las puestas en marcha en los últimos años dentro del plan de movilidad y que tiene como finalidad mejorar la convivencia entre los usuarios viales en las zonas peatonales restringidas. Unas zonas en las que el objetivo es que se recuperen espacios para los peatones, al tiempo que se facilita también en el que los vehículos puedan acceder, no estacionar, en determinadas situaciones como pueden ser el acceso a garajes y cocheras, carga y descarga de mercancías tanto por parte de residentes como por empresas; así como para la prestación de algún tipo de servicio sanitario o de otro tipo.

Con esta ordenanza, lo que se permite es controlar, mediante cámaras, el acceso de vehículos a estas zonas con el fin de reducir al mínimo indispensable el paso generalizado de vehículos. De esta forma, se consigue la mejora de la seguridad vial peatonal de residentes y visitantes, la movilidad vial sostenible y la prestación de los servicios públicos.

En cuanto a los vehículos que tienen autorización para acceder a estas áreas, son los residentes y no residentes con garaje, los residentes con tarjeta de discapacidad, así como los servicios municipales, propietarios de establecimientos comerciales, a los que se les permite la carga y descarga de su mercancía; además de taxis, acceso de obras que se hagan en la zona y la prestación de servicios de atención o reparación. Es el caso de servicios sanitarios, reparaciones o asistencia técnica, así como los vehículos de carga y descarga en establecimientos.  

Aunque son muchas las personas que conocen la dinámica de cómo funcionan estas áreas de tráfico restringido y cómo se obtiene la autorización, indicar que aquellas personas que necesiten acceder a estas zonas, pueden solicitarla a través de la Oficina de Atención Ciudadana. Donde también obtendrán toda la información al respecto, así como los requisitos y situaciones en las que se permite el acceso de los vehículos; además de solicitar la renovación de la preceptiva autorización.

Además de los casos claramente contemplados en la ordenanza, se dan situaciones que no se pueden tener previstas con antelación y, por lo tanto, no se pueda pedir anticipadamente la debida autorización para acceder a las zonas de tráfico restringido. Este es el caso de una situación que se produce por una urgencia o causa de fuerza mayor. Sobre la forma de proceder antes estas situaciones, también se informa de cómo hacerlo y justificarlo a posteriori. De no ser así, se incoa un procedimiento administrativo sancionador.