Balance positivo de los seis primeros meses del hospital Ribera Santa Justa

En este tiempo se han pasado más de 2.500 consultas, 2.300 urgencias y atendido a pacientes de COVID-19

Un balance positivo es el que se hace de los seis primeros meses de gestión del hospital Santa Justa por parte del grupo Ribera Salud. Desde que en enero pasado el grupo se hiciera cargo de la gestión del hospital Santa Justa, han sido ya más de 2.500 las consultas que ha realizado en distintas áreas sanitarias; además de consultas de medicina general, urgencias, atención de enfermería, laboratorio, rehabilitación y radiología. Entre las nuevas especialidades implantadas, las de mayor acogida son las de oftalmología, traumatología, cardiología, pediatría y ginecología. Además del número de consultas en este centro hospitalario, el primero que la entidad tiene en la región, durante estos meses han sido más de 2.300 las urgencias atendidas.

Destacar también que en esta primera etapa ha habido una estrecha colaboración con el Servicio Extremeño de Salud (SES) en la atención a pacientes COVID-19 durante la pandemia, así como el trabajo conjunto en acciones sociales para la educación sanitaria de la población, con el objetivo de prevenir posibles rebrotes en esta área.

A pesar de la crisis sanitaria que vivimos desde marzo pasado, desde el grupo Ribera se ha trabajado para dar un impulso al centro sanitario y ofrecer una mejor y más completa asistencia sanitaria no solo en la ciudad sino en la comarca y la región. En estos primeros seis meses, se ha incorporado a la plantilla del centro hospitalario medio centenar de profesionales especialistas, sin olvidar otros servicios destacados como medicina general, urgencias, atención de enfermería, laboratorio, rehabilitación y radiología, que han sido algunos de los servicios más solicitados por los ciudadanos durante estos primeros seis meses.

El grupo sanitario Ribera Salud está llevando a cabo en este centro sanitario un ambicioso plan estratégico que incluye obras de remodelación y adecuación de espacios, renovación de infraestructuras y equipamiento; así como la progresiva implantación de las herramientas tecnológicas y aplicaciones informáticas que tienen todos los hospitales del grupo para ofertar a los ciudadanos una atención sanitaria innovadora, rápida, personalizada y de la máxima calidad.

Hace un mes comenzaron las cirugías en Ribera Santa Justa, tras la remodelación de sus tres quirófanos y de la sala de Reanimación, que cuenta con ocho camas. Los primeros pacientes quirúrgicos de este hospital han inaugurado instrumental nuevo, quirófanos y REA completamente remodelados y reequipados, con mesas de anestesia y monitores de última generación, un sistema de iluminación más potente y eficiente y una climatización que incluye equipos sostenibles de producción de frío para todo el hospital.

Ribera Santa Justa cuenta con 29 camas de hospitalización, nueve consultas externas, una sala de curas y otra de rehabilitación, laboratorio, radiología; así como servicio de urgencias 24 horas de medicina general y enfermería. Además de pacientes particulares y de aseguradoras, el centro también está preparado para colaborar con el SES en consultas y cirugías complejas con mayor lista de espera en la región.