Este sábado 16 de mayo, vuelve a haber mercadillo con 32 puestos y cumpliendo las medidas de seguridad y protección sanitarias

Habrá una sola salida y una sola entrada, papeleras en distintos puntos y geles hidroalchólicos para los clientes; además de separación entre los puestos

Este sábado 16 de mayo vuelve a desarrollarse el tradicional mercadillo conocido popularmente como “el sábado”. Una actividad que se reanuda, eso sí cumpliendo con todos los protocolos necesarios y establecidos por las autoridades sanitarias para garantizar la salud tanto de los vendedores del mercadillo como de los clientes. Unos protocolos que se refieren tanto a la protección individual como las normas a seguir en cuanto a distancia de seguridad y el tránsito de personas en la zona del recinto ferial.

En cuanto al horario de celebración, indicar que no hay restricciones sí las hay en cuanto al número de puestos que se van a instalar. En concreto solo se podrán instalar el 25% de los que antes del estado de alarma había. De esta forma, se pueden instalar hasta un máximo de 35 y se han solicitado un total de 32 puestos.

Aunque el mercadillo es un espacio al aire libre en el recinto ferial, sí hay que destacar que hay una limitación de aforo en el mismo. Un límite que está en las 657 personas y, además, se establece una delimitación del espacio habilitado por cintas de obras o vallas que marque de forma clara los límites del espacio. Tanto antes del inicio del mercadillo como cuando concluya y se hayan recogido los puestos, se procede a una limpieza y desinfección de todo el espacio ocupado por los distintos puestos.

Para garantizar la seguridad se establece también una única dirección de circulación, por lo que se establece una sola entrada y salida. También ha de garantizarse la distancia de dos metros entre clientes y vendedores, una distancia que también se tiene que garantizar entre los propios clientes. Los puestos, además, deben tener una distancia uno de otro de 9 metros y los compradores tendrán a su disposición dispensadores de geles hidroalcohólicos en la entrada y salida al recinto abierto; además de papeleras en diferentes puntos del mercadillo.

La utilización de los baños en este caso se permite exclusivamente para los vendedores. Para estos se ha establecido también una guía de buenas prácticas en la que figuran, entre otros aspectos, el uso obligatorio de guantes y mascarillas, distancia de seguridad de dos metros entre vendedor y cliente. Además, los puestos deben de mantenerse limpios y ordenados en todo momento, con los productos dispuestos de forma higiénica, adecuadamente separados por categorías y deben tener de forma clara establecida y señalizada la distancia de seguridad interpersonal de dos metros entre clientes.

También los clientes deben hacer su parte, y en cuanto a las buenas prácticas destacan el tener que usar gel hidroalcohólico a la entrada y salida del recinto, respetar en todo momento las indicaciones de entrada y salida al recinto, mantener la distancia de seguridad de 2 metros; así como respetar el acceso al recinto de manera ordenada y organizada.