Hasta el próximo 6 de enero puede visitarse el conocido como “Belén de Loli Mejías”

Está compuesto por 1.800 piezas, muchas de ellas mecanizadas, y es el reflejo de su ilusión y pasión por este elemento tan unido a nuestra celebración de la Navidad

A lo largo de estos días de Navidad, tan especiales para muchos por el tiempo de reencuentro, de compartir y de disfrutar de la compañía de los que queremos; hay elementos que forman parte de nuestra Navidad. El alumbrado, las compras, la Carrera de Navidad… Hay, además, un lugar de visita obligada para muchas personas, cada vez más: el conocido como “Belén de Loli Mejías”, ubicado en la plaza del Corazón de Jesús 3 y que tiene abiertas sus puertas, de lunes a viernes, hasta el próximo 6 de enero en horario de tarde de 18 a 21 horas. El Belén tal como puede verse ahora, lo monta desde el año 2004.

Es un Belén particular, con 1.800 piezas de gran calidad, muchas de ellas mecanizadas, y que es fruto de la ilusión y de la pasión que Loli Mejías siente desde pequeña, casi desde que recuerda. Con el dinero que su madre le daba de pequeña, en lugar de comprar alguna chuchería prefería gastar el dinero en comprar figuras de plástico. Esa ilusión y pasión con el paso del tiempo, se ha convertido ya para ella en una cita a la que no falta ningún año y a la que le gusta que no falten las personas. Por esta razón, abre las puertas de su casa a todo el que quiera entrar y ver este Belén, uno de los belenes privados más destacados de la región, y que representa un gran realismo. Unas figuras que ha ido comprando con el paso del tiempo en distintos mercados navideños, especialmente en Sevilla.

Un Belén que tiene montado durante el año, pero al que continúa incorporando piezas con el fin de ampliarlo y mejorarlo y que hace un recorrido por todos los momentos de la vida de Jesús y de los lugares en los que vivió y estuvo.

Esa ilusión y pasión que Loli siente desde pequeña, es la que transmite a todo el que visita su Belén. De hecho, son muchos los colegios, asociaciones y otros colectivos que conciertan cita para disfrutar de este Belén, que ya se ha convertido también en tradición en nuestra ciudad. Un Belén que muchas personas, a título particular, también disfrutan.

Prácticamente todo el año trabaja en su Belén, ella se encarga de confeccionar las casas, algunos elementos como cestas, alfombras, las rocas, etcétera. Para ella, el mejor regalo que le pueden hacer es una pieza para seguir complementándolo o visitar mercados tradicionales en los que se venden este tipo de figura.

Su Belén es especial, pero hay una pieza que para ella tiene un significado más especial que cualquier otra que integran su Belén: una noria que le regaló su marido.

Loli Mejías disfruta no solo haciendo su Belén, lo hace abriendo las puertas de su casa, enseñándolo y viendo las caras especialmente de los más pequeños a los que les va contando de forma amena y llena de emoción todos los pasajes de la Biblia que tienen que ver con Jesús. Además, les pide que encuentren tres elementos muy pequeños que están repartidos en el Belén: un ratoncito y dos largartijas, algo que a los niños les encanta, reconoce.