Ignacio del Valle, Mariano Catoni, José Antonio Ramírez y Diego González, hablan de lo que significó haber ganado el Premio Literario Felipe Trigo

En un acto amenizado por Aurora Samino y desarrollado en el Palacio Consistorial La Jabonera

Ignacio del Valle, Mariano Catoni, José Antonio Ramírez y Diego González, fueron los protagonistas de la charla debate “El Reencuentro” que se desarrolló el martes 19 en el Palacio Consistorial La Jabonera. Se trata de una actividad enmarcada dentro de la Semana Cultural de la trigésima novena edición del Premio Literario Felipe Trigo.

Todos ellos, ganadores en distintas ediciones del Premio, tanto en la categoría de Novela como en Narración corta, hablaron de lo que significó ganarlo, de la repercusión que ha tenido en sus trayectorias como escritores, así como si les ha cambiado la vida tras ganarlo.

El alcalde Miguel Ángel Gallardo quiso recordar que el Premio Literario Felipe Trigo, había perdurado y cambiado con el paso del tiempo, pasando, además, por distintos colores políticos, pero todos, con un mismo interés, “poner en valor el premio más importante de Extremadura y uno de los más señalados del panorama nacional”. Gallardo explicó que, durante toda esta semana, serán muchas las actividades que se van a desarrollar, todas ellas, potenciando no solo la cultura sino también, otros valores. Por último, quiso poner en valor a los escritores, en algo además que coincide con el Premio Planeta, Javier Cercas, en que “los escritores son aquellos que expresan en palabras aquello que la gente no se atreve a decir” y los instó a que sigan divulgando la pasión por la cultura y las letras en Villanueva de la Serena.

Con respecto a las experiencias de los ganadores cabe destacar, que Ignacio del Valle, fue ganador en el año 2003 con su novela “El arte de matar dragones”. Él mismo afirmó que este Premio le llevó a trabajar con las grandes editoriales. Señaló que era la oportunidad que estaba buscando en Madrid y lo encontró en Villanueva de la Serena.

Por su parte, el escritor y músico Mariano Catoni, ganador en 2009 con su Narración corta “Ni diez kilómetros de paternidad”, señaló que le cambió la vida positivamente. Gracias al Premio, empezó a firmar contratos con agencias literarias, “fue el empuje a mi carrera como escritor” subrayó. Catoni señaló que además de la alegría de haber conseguido ser ganador y el correspondiente dinero, cumplió otro de sus sueños en aquel momento, que no era otro que conocer España.

Por su parte, José Antonio, ha sido ganador en tres ocasiones el Premio. La primera vez fue en 1986, en una modalidad desaparecida de autores extremeños. La primera vez con su narración corta “Recua que dicen de tipo, solfa y manía” en el año 1986. La segunda, diez años después con su novela “Las Argucias de Frestán” y en 2008, su último premio con su novela “Las manzanas de Erasmo”. Afirmó que este premio le permitió continuidad en su carrera profesional y lo puso en valor ya que aseguró “que es un premio limpio y que tiene la capacidad de sorprender a través de una llamada”.

Por último, Diego González, es único villanovense que ha conseguido el premio. Gano en el año 2007 con su narración corta “La importancia de que las abejas bailen”. González recordó, que se emocionó al conocer la noticia y más aún, cuando paseando por Madrid, vio en el escaparate de la Casa del Libro, su novela.

Este acto ha estado amenizado con la actuación musical de Aurora Samino. Hoy continuarán las actividades enmarcadas dentro de esta Semana Cultural. A partir de las 21:00 horas, el palacio de congresos acogerá el teatro “Conversaciones con mamá”, donde María Luisa Merlo y Jesús Cisneros, hablarán sobre cuestiones nada ajenas a la cotidianidad de cualquier espectador. Una comedia agridulce, con grandes dosis de emociones que sabe llevar hasta las la escena situaciones y problemas del día a día, con ternura y alguna sonrisa, no exenta de realismo.