ayuntamiento-villanueva-de-la-serena

Fernando Martínez y Guillermo Galván, ganadores de la XXXIII edición del Premio Literario Felipe Trigo

 Fernando Martínez López, de Jaén, profesor de Física y Química en un instituto de Almería, es el ganador de la modalidad de novela de la treinta y tres edición del Premio Literario Felipe Trigo. El título de su novela es “Tu nombre con tinta de café” y fue la elegida entre las once obras finalistas de la presente edición. Por su parte, la modalidad de narración corta, tiene a un ganador que sabe perfectamente qué es y qué representa el Premio Felipe Trigo, es el periodista Guillermo Galván Olaya, de Madrid; que ya ganó este premio en la modalidad de novela en el año 2003. La obra ganadora este año es la narración “El aliento”, que competía junto a otras diez obras. Este fue el final de una gala literaria en la que la cultura fue la verdadera protagonista, en varios aspectos. Hubo, por supuesto, literatura pero también hubo teatro de la mano del actor extremeño José Vicente Moirón, que hizo una magnífica interpretación del escritor villanovense Felipe Trigo con texto del dramaturgo Miguel Murillo; y la música de Cristina y Chema, que son componentes de Arte Vocal, y que hicieron un recorrido musical por la época en la que vivió Trigo.
La gala literaria tuvo como conductora a la periodista pacense y codirectora de Hoy por Hoy de la Cadena Ser, Pepa Bueno, quien se mostró muy satisfecha por la gala, por la apuesta de la cultura en nuestra ciudad, parafraseando al alcalde villanovense, señaló que en Villanueva de la Serena la cultura no está en crisis. En un mundo, señaló en crisis y en el que sabemos claramente hacia dónde vamos, la apuesta por la cultura, es una apuesta segura.
Un regalo para ella el estar en esta gala, dijo, ya que le permitió acercarse a personas vinculadas a su vida, a su tierra. De hecho, agradeció el que le haya permitido, entre otras cosas, reencontrarse con José Vicente Moirón, amigo suyo desde que “éramos chicos”, señaló.
En el transcurso de la gala, hubo ocasión de conocer algo más de las dos ganadoras del pasado año, Marisol Ortiz de Zárate y Beatriz Olivenza, que recogieron sus premios y respondieron a las preguntas que Pepa Bueno les formuló. Ambas coincidieron en señalar lo difícil que es el ser jurado, una labor complicada que exige responsabilidad, ya que hay que leer las obras a conciencia, como a una misma le gustaría que le leyeran sus obras, dijo Marisol Ortiz de Zárate.
Las dos autoras reconocen que este premio literario es positivo en sus carreras como escritoras, es un peldaño más que han subido y supone un aliciente más a la hora de ponerse a escribir.En cuanto a las intervenciones, la consejera de Educación y Cultura, Trinidad Nogales, recordó que nuestra región por su ubicación y otras circunstancias históricas, no ha tenido los datos económicos más favorables como compañeros de viaje, pero sí ha sido importante la cultura. De hecho, expresó, Extremadura ha crecido como pueblo gracias a la cultura, ésta es nuestra valía, es lo que marca nuestra seña de identidad. Hay que crear y crear nuestro sentimiento de comunidad gracias al patrimonio, rico patrimonio cultural, y también al inmaterial.
Por su parte, el alcalde de Villanueva de la Serena, Miguel Ángel Gallardo quiso defender el orgullo de ser extremeño, teniendo que convencernos de nuestros propios valores, de nuestra identidad regional, que ha de contribuir a engrandecer más nuestro país.
En una gala, expresó, “en la que me siento sorprendido y complacido por lo que esta noche estamos viviendo, viendo a José Vicente Moirón, con texto de Miguel Murillo, a Pepa Bueno y la música de Cristina y Chema, es desde luego para sentirse orgulloso y convencernos de nuestros propios valores”.
Gallardo señaló que en 2014 se cumplirá el 150 aniversario del nacimiento de Felipe Trigo, y en 2016 el centenario de su fallecimiento. Por esta razón, se llevarán a cabo diferentes actividades y aunque su faceta como escritor fue muy relevante, conocida y reconocida; “también hay otras que se han destacado menos, fue médico, periodista y fotógrafo, valiosas todas estas facetas que debemos y vamos a poner en valor. Hay que seguir trabajando en su figura, desempolvaremos estos aspectos, hay que recuperar todo el material posible, sobre todo el gráfico”.
También anunció que el Ayuntamiento villanovense ha prestado toda su colaboración para que las jornadas de la Federación de Asociaciones Culturales de la Siberia, Serena y Vegas Altas (Siseva), se celebre en octubre de 2014 en Villanueva de de la Serena. Unas jornadas que contarán con la presencia de Santiago Castelo. El alcalde también quiso tener un emotivo recuerdo para Pepa Morcillo, integrante de la comisión lectora y que falleció recientemente. Al tiempo que reiteró la gran labor de la comisión lectora.
Fue al final de la gala cuando se conocieron a los dos ganadores que ya forman parte de la historia del Premio Literario Felipe Trigo y que formarán parte del jurado del próximo año. La presidenta del jurado, la escritora Reyes Monforte, quien destacó la calidad de las obras, poniendo en valor la importancia que el Premio Literario tiene. En cuanto a la novela, “De tu nombre con tinta de café” indicó que la historia transcurre en el madrileño café Gijón, una escritora va frecuentemente y conoce escritores. “El aliento”, la narración corta, trata sobre dos escritores, dos negros, que tienen mucho éxito y escriben bajo seudónimo, pero alguien trata de usurparles la autoría. En ambas obras, la literatura es protagonista, ya que en las dos los protagonistas son dos escritores.
Fernando Martínez López, tiene en su haber más de veinte de premios de narración corta, siendo finalista también del Premio de Novela 'Fernando Lara'. Martínez López se mostró emocionado y satisfecho, tal como le dijo a Pepa Bueno, ya que aunque conocía que era finalista, la competencia era muy dura. Es su séptima novela y expresó que este premio es una recompensa por el esfuerzo que supone, ya que hay que dedicar muchas horas, documentación y mucho trabajo. Son muchas las ocasiones, dijo, en las que una novela se queda en un cajón sin ver la luz, y en estos tiempos tan difíciles “cada vez más escribir es llorar, como dijo Larra”.
En cuanto a la obra, Fernando Martínez, es una historia de amor en tiempos difíciles, un amor imposible en la dictadura. Son dos historias distintas que acaban después de la transición. Por su parte, Guillermo Galván no sólo mostró su sorpresa sino que también su alegría porque además de ganar el premio, este hecho le va a permitir volver a Villanueva, donde estuvo cuando ganó en 2003 y donde dejó buenos amigos. Recordar que Galván es madrileño y ha ejercido el periodismo durante más de 30 años, aunque actualmente no trabaja porque ha sido objeto de un ERE.