ayuntamiento-villanueva-de-la-serena
Miércoles, 18 Septiembre 2013

Valoración positiva del funcionamiento del comedor escolar durante el mes de julio

En 2012 el Ayuntamiento repartió entre 234 familias algo más de 44.500 kilos de comida

María Lozano, concejal de Servicios Sociales, ha realizado un balance del primer mes de funcionamiento del comedor escolar que el Ayuntamiento puso en marcha, con fondos propios, a principios del mes de julio, siendo el único de la región en implantar un servicio de este tipo. Un comedor que con posterioridad, tras decidirlo la Junta de Extremadura para varias ciudades extremeñas, también sufraga el gobierno regional desde mediados de este mes.

 

Son 30 los niños que acuden diariamente al colegio Santiago Apóstol, aunque previsiblemente en próximos días la cifra ascenderá hasta los 33. A este servicio que se ofrece con el principal objetivo de facilitar a los niños un menú completo y equilibrado, se une una ludoteca que abre sus puertas a las 12 de la mañana y cuya asistencia es voluntaria, aunque prácticamente todos los niños disfrutan de ella. Esta ludoteca, explica Lozano,  está atendida por dos personas que de forma altruista han querido ofrecer su actividad profesional para que estos niños tengan opción de disfrutar de actividades como la lectura, juegos o habilidades sociales, entre otras.

La edil de Servicios Sociales indica que el Ayuntamiento contrató para el servicio de comedor a dos personas que son las encargadas del emplatado de comidas y limpieza del comedor. Al tiempo que indica que la comida se elabora diariamente y se sirve por parte de Aprosuba-9 a través su empresa de catering.

Por otra parte, Lozano también ha querido hacer una valoración de otro servicio que presta desde hace varios años el Ayuntamiento a través de los Servicios Sociales, el de la entrega de alimentos a familias que se encuentran en dificultad económica. Para ello, se tienen en cuenta distintos aspectos relacionados con los ingresos de la unidad familiar, los integrantes de la misma sí como los pagos a los que ha de hacer frente mensualmente la familia. Además, añade Lozano, si hay menores de 16 años han de asistir a clases con normalidad sin que se den casos de absentismo.

Los alimentos que se entregan a estas familias, el Ayuntamiento hace entregas mensuales, llegan a través de Cruz Roja y también del Fondo Europeo de Garantía Agraria. Una cantidad que el Ayuntamiento complementa con otro tipo de alimentos que estas entidades no entregan. De esta forma, con fondos propios la inversión ha superado los 12.000 euros y este año la partida para emergencia social del presupuesto municipal se ha incrementado en un 30% con respecto al año pasado. Los alimentos, llegan en tres fases durante el año, y el  año pasado se entregaron 44.565 kilogramos a un total de 234 familias, 775 personas. Este año, añade María Lozano, se ha incrementado el número de beneficiarios hasta las 1.080 personas. En lo que llevamos de año, se ha dispuesto de 6.754 kilos de comida.

La concejal de Servicios Sociales también ha querido destacar el importante papel de los ciudadanos, ya que con sus aportaciones contribuyen a que se pueda ayudar a más personas. Ha destacado la campaña llevada a cabo en los colegios e institutos, en los que se ha recaudado un total de 1.300 kilos de comida. Una campaña, añade, que volverá a ponerse en marcha coincidiendo con el inicio del curso escolar próximo.

María Lozano se ha referido también a la moción que el grupo socialista presenta en el pleno de agosto, de este jueves día 1. En concreto es contra la decisión tomada en su día por la Junta de adjudicar a un proveedor único el suministro de los alimentos y materia prima para las comidas de todos los centros dependientes del SEPAD.  Con esta decisión, subraya, no sólo no se ha mejorado la gestión sino que la calidad y control de los productos son peores.

En este sentido, Lozano recuerda que en Villanueva de la Serena el servicio de comidas que gestiona el Ayuntamiento y que tiene 30 usuarios se desarrolla a través de un convenio de colaboración. Lozano explica que el Ayuntamiento se encarga del emplatado y reparto de los menús, pero la comida se elabora en la residencia San Francisco. Tras el cambio de gestión, la calidad se ha visto disminuida, ”y hay a fecha de hoy diez usuarios que ya nos han mostrado sus quejas por la comida  ya que es de menos calidad y se repiten los alimentos varias veces a la semana, a lo que hay que añadir que la cantidad de comidas es escasa y que el pan no es del día. Además, antes las personas diabéticas tenían en menú galletas sin azúcar, ahora esta distinción no se hace”, expresa. Los mayores pagan con un porcentaje de su pensión este servicio y están pagando lo mismo que meses atrás, añade Lozano, por un servicio de peor calidad.