ayuntamiento-villanueva-de-la-serena
Miércoles, 25 Septiembre 2013

Después de Semana Santa comenzará la obra de remodelación de la Plaza de España

El peatón será protagonista en una plaza con plataforma única, materiales nobles y con el elemento agua que estará muy presente

El próximo 31 de marzo, Domingo de Resurrección, es el día de la Carrerita. Este año, será el último en el que la Virgen de la Aurora haga su carrera al encuentro con su hijo en la plaza de España tal y como la conocemos en la actualidad. Y es que tras más de un año y medio de trabajo, de mucho trabajo, después de la Semana Santa comenzará a materializarse uno de los proyectos que, junto a la obra del paso a nivel, más importantes se hayan ejecutado en los últimos años en la ciudad. Así lo ha dado a conocer el alcalde, Miguel Ángel Gallardo, en la presentación del proyecto del corredor San Benito-Plaza de España-Parque de la Constitución. Una actuación que forma parte del proyecto “Villanueva en Red” y que contempla además la dotación de fibra óptica.

 

 

Tras la Semana Santa, explica Gallardo, comenzará la primera fase y más compleja de este proyecto con cargo a los Fondos Feder y que tiene un presupuesto de 2,3 millones de euros, aunque la actuación de la plaza, desde la calle Clavel hasta el parque, ronda los 1,8 millones de euros. A ello hay que sumar la que se hará para ampliar el parking subterráneo del parque de la Constitución, que vendrá a compensar los estacionamientos que se suprimen en plaza de España y el tramo de San Benito a partir de la calle Clavel. Una obra que para principios del año 2014 estaría concluida.

El alcalde insiste en que se cumple con esta obra con el objetivo marcado en el año 2003 y que no es otro que modernizar la ciudad y generar espacios para el peatón. Tras haber actuado en distintos sitios, se aborda ahora una obra en un espacio que es el centro neurálgico, el centro histórico de nuestra ciudad. Se busca con este proyecto el recuperar el concepto de plaza que se había perdido con el cruce de caminos que es hoy en día, y en el que el vehículo tiene prioridad sobre el peatón. Con este proyecto, bajo la dirección del arquitecto municipal Alfonso Navarro, lo que se pretende es generar un espacio abierto, un espacio de encuentro, de recreo. Que sea un espacio común para todos y que acoja actividades de ocio, lúdicas, de diversión, religiosas, entre ellas nuestra querida Carrerita, relata Gallardo. En suma, se trata de hacer una ciudad más cómoda, más habitable, por lo que se apuesta  en ganar espacios comunes para los ciudadanos, espacios para el encuentro. Por esta razón,  el proyecto se sustenta en el aprovechamiento de  la totalidad del espacio disponible, dotarla de los elementos imprescindibles que la hagan más cómoda y que nos invite a estar en ella.

De esta forma, se cumple con los objetivos marcados, explica el alcalde. Además de recuperar la plaza como espacio abierto de encuentro y recreo, se recupera también el casco histórico que se perdió con las distintas actuaciones urbanísticas que se han realizado y que ha alejado al peatón de un espacio que ha de ser su espacio, el espacio por excelencia de los ciudadanos.

Es un espacio histórico, con edificios que confieren nobleza a la plaza. Por esta razón, explica el alcalde, estará dotada de materiales nobles como el gris Quintana, que predominará  de forma importante, también otros elementos como el mármol. Materiales que definirán, añade Gallardo, el carácter histórico de la plaza. Tampoco hay que olvidar que esta actuación es integral, es decir, que también afectará a todas las infraestructuras que no se ven como son el alcantarillado, abastecimiento, etcétera.

Importante también es que la plaza será plataforma única, lo que permitirá que el uso sea polivalente y pueda cerrarse, cuando sea necesario, al tráfico. Un tráfico que quedará limitado a la circulación, en una sola dirección, pero que no posibilitará el estacionamiento. La parada de taxis pasará a la fachada de la parroquia, frente al parque, en la línea de estacionamientos en batería que existe en la actualidad. También quedará peatonal el primer tramo, desde la calle Carrera hasta la propia plaza, de la calle Virgen de Guadalupe.

Hay elementos que en la actualidad existen y que desaparecen, otros como es el caso de la estatua de Pedro de Valdivia se mantiene. Pero además habrá elementos muy importantes que darán personalidad a la plaza y al tramo en el que en esta fase se actuará: el elemento agua estará muy presente con una nueva fuente, en la actual zona de aparcamiento junto al convento y la capilla del Santo Sepulcro; así  como distintos chorros de agua desde el suelo en otros puntos de la plaza. Destacar, por ejemplo que la fuente es también asiento, que todos los bolardos fijos, que tienen distintas formas, serán al mismo tiempo asientos en la zona del convento y en la zona de la propia plaza de España.

Por su parte, el arquitecto municipal encargado de redactar el proyecto y será el encargado también de dirigir la obra, Alfonso Navarro, señala que ante un proyecto tan importante y emblemático por el espacio sobre el que se va a actuar; además de agradecimiento por haber confiando en él, también se siente responsabilidad, ya que es un espacio importante sobre el que habrá mucha opinión. Si hubiera que definir el proyecto, añade, sería un proyecto donde los ciudadanos son los protagonistas y que posibilitará que muchas personas se reconozcan en un espacio emblemático y del que se sentirán orgullosas.

Se ha buscado ampliar la perspectiva que de la plaza se tiene en la actualidad y posibilitar que su uso sea polivalente, ya que a la plaza más que hacerle falta elementos, le sobran, puesto que los edificios emblemáticos que posee por sí mismos confieren importancia a la plaza. Por esta razón, se ha pensado mucho lo que había que poner y dónde. Sí se ha buscado que, desde una perspectiva del siglo XXI, la plaza sea lo que fue, un lugar de encuentro, por lo que el pavimento es común, no se diferencia y aunque hay que dar respuesta a la circulación de vehículos, explica, lo que se busca es incorporar al peatón en todo el recorrido, que sea el protagonista, aunque convivirá con el vehículo.