ayuntamiento-villanueva-de-la-serena
Martes, 12 Septiembre 2017

Colocada la losa del nuevo puente sobre el Arroyo del Molar

Las obras permitirán conectar ambas márgenes y evitar grandes desplazamientos para los agricultores

Colocada la losa del nuevo puente sobre el Arroyo del Molar

Las obras del nuevo puente sobre el Arroyo del Molar en la concentración parcelaria de Los Quintos, que comenzaron el 20 de junio pasado, continúan a buen ritmo. Este martes 12, se ha procedido a la colocación de la losa que une ambas márgenes del arroyo y que permitirá pasar de una zona a otra de estas tierras de la concentración parcelaria.

Hay que recordar que el plazo de ejecución de estas obras es de seis meses y las ejecuta la consejería de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio, con financiación de los fondos FEADER “Europa invierte en las zonas rurales”, con una inversión de casi 162.000 euros.

Con la construcción de esta infraestructura, se solventa así una situación provocada por el propio arroyo y que supone una barrera natural que literalmente parte la concentración en dos. Una situación que los agricultores pusieron de manifiesto en su día cuando se inició en 2007 la mencionada concentración y que el Ayuntamiento tomó como suya, haciendo a partir de ahí las gestiones necesarias para que se construyera un puente.

El puente, une los polígonos 603 y 604, y viene a potenciar uno de los objetivos básicos que marcan la realización de procesos de concentración parcelaria y que no es otro que el de optimizar la realización de labores en las tierras de cultivo. El hecho de no contar con este paso por el arroyo, suponía que algunos agricultores para acceder a sus parcelas y que físicamente se encuentran a escasos metros, tenían que hacer un rodeo de casi seis kilómetros; con el consiguiente trastorno por pérdida de tiempo, además de pérdidas económicas y de efectividad. Esta circunstancia se agrava en épocas claves como es la siega del cereal, en la cual las cosechadoras, tractores o camiones se encontraban con la barrera natural del arroyo que les obligaba a realizar grandes desplazamientos.