ayuntamiento-villanueva-de-la-serena
Miércoles, 18 Septiembre 2013

Aprosuba-9 realiza un estudio que demuestra que la hipoterapia mejora la densidad ósea en personas con parálisis cerebral

Se ha realizado durante diez meses y con nueve alumnos con edades comprendidas entre los 3 y 14 años

Diez meses de trabajo con 9 niños con edades comprendidas entre los 3 y 14 años de Aprosuba-9 han permitido llevar a cabo un estudio de investigación realizado por el equipo de terapias ecuestres del C.E.E. Ntra. Sra. de la Aurora de Aprosuba-9 con la colaboración del médico rehabilitador del Hospital Comarcal Don Benito-Villanueva, el doctor Francisco Luís Sánchez Mata. Un estudio del que se desprende un dato más que importante y es que la hipoterapia, una modalidad de terapia ecuestre, fija el calcio en los huesos de los niños que tienen parálisis cerebral. Un estudio que tiene varias vertientes pero que quizás la más importante sea el que se puede convertir en un arma terapéutica, ya que no hay tratamiento para la osteoporosis en personas menores de 20 años. Así lo ha señalado el doctor Sánchez Mata quien también indica que este estudio se quiere publicar a nivel nacional en publicaciones científicas.

 

 

Ante esta conclusión, en el informe emitido se recomienda esta terapia, ya que en todos los casos a nivel lumbar se ha mejorado la cantidad de calcio existente, ya que éste se fija  fundamentalmente con la marcha y la bipedestación, algo que no ocurre en la mayoría de personas con parálisis cerebral. El caballo y en concreto su movimiento, hace en parte la función que la cadera debería hacer al caminar o estar de pie, por lo que la hipoterapia permite mejorar la densidad ósea de estas personas, sin olvidar que de esta forma disminuye el riesgo de fracturas y también el dolor la osteoporosis puede ocasionar. De hecho, los resultados de las pruebas realizadas, avalan el incremento de calcio en las zonas óseas trabajadas de forma específica, explica el doctor Sánchez Mata. Hasta ahora, añade, no existe ningún tratamiento farmacológico, ningún medicamente aprobado para niños menores de 20 años con o sin discapacidad con osteoporosis. Y “yo a un niño con osteoporosis no puedo darle nada; después de este estudio tengo un arma terapéutica que ofertarle, la hipoterapia y lo ideal sería ofertar hipoterapia en el SES aparte de la ofrece Aprosuba-9 para sus alumnos”, explica.

Hay que destacar que la idea de este estudio parte del equipo de Terapias Ecuestres, formado por un experto en equitación, dos auxiliares ecuestres, dos fisioterapeutas y una responsable de aplicación pedagógica; ante la evolución desfavorable del calcio en el sistema óseo en personas con parálisis cerebral que carecen, además, de marcha independiente. La idea de llevar a cabo éste y estos otros estudios anteriores surge por el afán de este equipo de descubrir o buscar dentro de todo lo que nos ofrecen las Terapias Ecuestres, nuevas opciones de tratamiento que cubran las necesidades de las personas con discapacidad, que es su principal objetivo. Además consiguiendo que este tratamiento sea algo diferente a lo habitual, más lúdico, más llamativo, más motivante y con resultados igual o más satisfactorios.

 Por esta razón decide realizar en las sesiones de hipoterapia ejercicios específicos a nivel lumbar, que tuvieran una repercusión directa en la fijación del calcio en la columna. Además hay que tener presente que hay ejercicios específicos que solo se pueden realizar desde el caballo, de ahí la importancia tanto del estudio como del tratamiento. Se completó el estudio con analíticas de sangre y densitometrías realizadas antes y después del tratamiento, donde la colaboración del doctor Sánchez Mata ha sido fundamental como facultativo responsable de la prescripción, seguimiento e interpretación de las pruebas médicas necesarias para realizar este estudio.

No es el primer estudio que se lleva a cabo desde que en Aprosuba-9 se trabaja con caballos para desarrollar distintas terapias, desde hace doce años. Ya en el año 2009 y en el 2010 se realizaron sendos estudios en los que se han comprobado los beneficios a nivel físico, psicológico y emocional  que aportan a las personas con discapacidad, la práctica de las terapias ecuestres en cualquiera de sus modalidades y en concreto de la hipoterapia. A través de  estudios anteriores este equipo ha ido contrastando beneficios a nivel físico, como es el incremento de   la cantidad y calidad  del sueño y la mejora del tránsito intestinal; así como la influencia de los diferentes terrenos por donde pisa el caballo (césped, tierra, gravilla y cemento) en la recuperación de las  retracciones de los arcos articulares.

 

                                                                     

Por lo que respecta al origen del estudio y el método seguido, expresan las fisioterapeutas Guadalupe Fernández e Isabel Valares, para comprenderlo hay que tener en cuenta que una fuente importante en la fijación del calcio en los huesos es la marcha y la bipedestación. Teniendo esto presente, el equipo de terapias ecuestres sospechó que sus alumnos sin marcha autónoma podrían presentar carencias de calcio en mayor o menor medida (osteoporosis u osteopenia). Igualmente hay que tener presente que el trabajo sobre el caballo sentado a horcajadas transmite a la persona que va arriba un patrón similar al de la marcha, es decir, su cadera se va a mover igual que si estuviese caminando; además su columna va a recibir impulsos muy similares a los que recibiría cada vez que diese un hipotético paso. Así, se propusieron comprobar si disminuían las carencias de calcio tanto en la columna como en el fémur, después de realizar una sesión semanal de hipoterapia a lo largo de 10 meses

Además, incluyeron dos variantes en algunos alumnos; la primera era alumnos que pueden trabajar de pie sobre el caballo o sobre unos estribos adaptados; y la segunda variante la de alumnos que tienen dos sesiones semanales.

 

A la hora de trabajar, se dividió al grupo de alumnos en dos, los que recibían tratamiento de terapias ecuestres y los que no, que formaban el grupo de control, para poder comparar al final del estudio. A todos ellos se les realizó una analítica de sangre para comprobar la concentración de vitamina D3, indispensable para la fijación del Calcio; y una densitometría ósea. A todos los alumnos se le realiza su sesión y a alguno se le incluyen ejercicios de pie en el caballo. Dos de los alumnos además reciben dos sesiones semanales.